12/12/2011

Realizan allanamientos a vendedores de facturas apócrifas

Se trata de una supuesta banda que operaba en el sudeste de Córdoba y sudoeste de Santa Fe.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) informó hoy que realizó 20 nuevos allanamientos en Córdobay Santa Fe, donde se "secuestraron elementos utilizados por una banda que distribuyó facturas apócrifas por un valor de 200 millones de pesos".
Esta es la segunda etapa de procedimientos llevados a cabo por la AFIP bajo las instrucciones de la Justicia Federal -la primera se realizó en septiembre-.
"En estos operativos también se desenmascaró el circuito en “negro” del dinero: el retorno a las empresas compradoras de las facturas apócrifas (90 % aproximadamente) y las “comisiones” de los distribuidores de las mismas (el restante 10%)", dijo el fisco en un comunicado.
 En los allanamientos, que se realizaron con la orden del Juzgado Federal de la ciudad de Bell Ville, a cargo de Oscar Valentinuzzi, se secuestraron elementos para la impresión y distribución de documentación apócrifa de índole fiscal tales como facturas, remitos, recibos, sellos, contratos de arrendamiento, boletos de compraventa,cheques y comunicaciones comerciales vía mails. 
"Las investigaciones de la AFIP pudieron comprobar que la banda utilizaba, en algunos casos, a remiseros y trabajadores de la construcción, a nombre de los cuales se emitían facturas apócrifas por montos millonarios. Esta maniobra se hacía por “encargo” de las empresas que también fueron allanadas por la AFIP. Estas firmas corresponden principalmente al rubro importadores, servicios metalúrgicos, construcción y distribuidores mayoristas", agrega la información.
"Además la documentación secuestrada pone en evidencia las operaciones de lavado de activos en inmuebles rurales y con automóviles de alta gama, como así también operaciones financieras realizadas a través de una importante mutual de Rosario", continúa.
 Parte de la facturación apócrifa está relacionada con servicios de publicidad en autos de carrera correspondientes a importantes categorías nacionales, como así también otros servicios e insumos “a pedido del cliente”.
 Según la AFIP, "los integrantes de esta banda viven localidad de Marcos Juárez, provincia de Córdoba, y utilizaban como “pantalla” las actividades de imprenta, inmobiliaria y servicios financieros. Avanzadas las tareas, se logró chequear que detrás de estas fachadas se desarrollaban importantes operaciones de distribución de facturas apócrifas en una amplia zona del sureste de la provincia de Córdoba y suroeste de la provincia de Santa Fe".
"Las investigaciones de los agentes de la AFIP, que llevan más de 3 meses, también permitieron comprobar el incremento patrimonial de las personas investigadas que adquirieron autos importados de alta gama e inmuebles urbanos y rurales", concluye el comunicado.